Desarrollar significa volverse gradualmente más lleno, más grande o mejor.  Eso puede aplicarse a cualquier cosa, sea una persona, productos o actitudes. Como la vida es un proceso, todos estamos involucrados en el proceso del desarrollo físico, mental y espiritual. No nacemos desarrollados, pero nacemos con el potencial para desarrollarnos.

Las siguientes actitudes son necesarias cuando aplicamos el principio del desarrollo de las personas:

– Deseamos desarrollar nuestro propio potencial. Con frecuencia, queremos cambiar a otros antes que a nosotros mismos.

– Creamos una cultura, un ambiente en el cual ocurren las cosas. Es el resultado final de toda nuestra influencia y de la enseñanza que damos a la gente.

– Desarrollamos a nuestros hijos, empleados y nuestra sociedad dentro de un marco de valores. Como padres, debemos preparar a nuestros hijos para el futuro. Mucho de su futuro depende de nosotros. Como empleadores debemos desarrollar a las personas para que se adapten a nuestra organización, tomando en cuenta su futuro.

Hay dos cosas que son de gran importancia para la vida de cualquier persona:

– El ambiente en que nació. las cosas que nos enseñaron tienen mucho que ver, si manejamos la vida para el éxito o el fracaso. ¿Por qué? Porque somos como una materia prima que puede ser formada y moldeada en casi cualquier cosa. Los primeros ocho años de nuestras vidas pueden determinar mucho de nuestro futuro, por los paradigmas que se desarrollaron en nosotros.

– El ambiente que escogemos para nosotros cuando somos adultos; este ambiente es más importante que el anterior, porque somos responsables por nuestras decisiones. Si nuestro entorno durante la niñez fue bueno, nos apoyará en el desarrollo actual. Pero si fue un ambiente negativo y distorsionado que produjo malos hábitos, tenemos la oportunidad de aceptar o crear un nuevo entorno. De adultos, debemos seleccionar o crear el ambiente que deseamos. De esta manera vamos creando la persona que queremos ser. Siempre hay que recordar el poder del ambiente que creamos; se trata de crear el ambiente que determina a dónde vamos a ir. Es como volver a nacer, empezamos otra vez y tenemos por delante toda una vida nueva. El nuevo ambiente nos dará un nuevo paradigma y una oportunidad para desarrollar nuestro potencial.

Los pasos a seguir dentro del proceso de desarrollar a los demás, son los siguientes:

  • Establezca siempre reglas y normas de juego claras y dé a conocerlas claramente una vez, no se vuelva reiterativo.
  • Promueva un ambiente donde la gente sueñe y luche por alcanzar sus sueños.
  • Dé oportunidades para que la gente pueda practicar, experimentar y desarrollarse.
  • Si las personas fracasan en el intento, deles esperanzas para que lo vuelvan a intentar.

De esta manera, usted estará desarrollando a su gente y no sobreprotegiendo o reforzando sus debilidades únicamente.


Fuente: Martín González, Psicólogo clínico con experiencia en el área clínica y organizacional. Publicado por Ideas Plus bajo el título El Proceso de Desarrollar a las Personas y distribuído bajo una Licencia Creative Commons