En los ambientes laborales no todo es color de rosa y de vez en cuando pueden manifestarse sentimientos no tan positivos relacionados con la envidia, los celos, la agresividad y la poca compatibilidad con los compañeros de trabajo. Esta situación se torna más compleja cuando la persona con la que no nos llevamos bien es nuestro jefe,  dado que  además de resultar incómoda, puede convertirse en una amenaza para nuestro desarrollo profesional.

Si esta situación te resulta familiar, es necesario que  realices un autodiagnóstico antes que buscar causas externas; analiza la manera como estás desarrollando tu trabajo, valida el cumplimiento del manual de funciones de tu cargo y revisa los resultados de tus evaluaciones de desempeño, pide opinión de un tercero, un mentor u otro jefe de área que te pueda brindar una retroalimentación efectiva. Si consideras objetivamente que tu desempeño es el esperado para el cargo que desempeñas, el siguiente paso es buscar un acercamiento y mejorar la comunicación con tu jefe, dado que el no hacerlo puede afectar tu desempeño y proyección profesional dentro de la organización para la cual trabajas.

Qué tipo de jefe tienes? Autoritario, ausente, perfeccionista, extrovertido, exigente? Pregúntale cómo prefiere que se comuniquen para los diferentes temas a tratar. Le gusta que le presenten un informe periódicamente? prefiere que se comuniquen telefónica o personalmente? Prefiere hacer reuniones de seguimiento? Tienen claro él y tú lo que se espera de tu  desempeño y hasta donde van tus responsabilidades?

Tu jefe te descalifica públicamente? ante esta situación debes hablar directamente con él y coméntale que no te sientes bien con este trato y que consideras que estas situaciones pueden  generar una pérdida de credibilidad ante tus demás compañeros. Solicítale llamadas de atención en privado, comprometiéndote a tomar las medidas necesarias  para mejorar tu desempeño y productividad en caso de requerirse.

Ignora los aportes u observaciones realizados por ti? determina si esta actitud la ha tenido siempre o es reciente. Si consideras que tus observaciones son importantes, trata de enviarlas  por escrito, previniendo de las situaciones que se pueden generar en caso de no tenerlas en cuenta, de tal manera que si se presentan consecuencias negativas a posteriori, puedas comprobar que se advirtió sobre el hecho y que es necesario que se le preste mayor atención la próxima vez.

Te genera sobrecarga de trabajo con respecto a tus demás compañeros? Esto puede deberse a que considera que eres un buen trabajador y no puede delegar ciertas funciones a nadie más. Si esta situación es muy notoria y frecuente, trata de preguntarle la razón de este hecho y manifiéstale cómo esto puede afectar tu desempeño laboral.

Adicionalmente deberás analizar si el comportamiento de tu jefe se ajusta a la cultura organizacional, y en este caso validar si los valores y principios de dicha cultura encajan con tu formación integral, debiendo hacer frente a una decisión más crucial, como es continuar o no en la organización.

En el caso en que notes que tus apreciaciones no son tenidas en cuenta, que no se da una respuesta coherente a la situación presentada o que este comportamiento se debe a razones personales,  tal vez sea necesario escalar la situación a un nivel superior.

Es así como debes trata de superar esta situación para que tu trabajo no se convierta en una carga, adoptando las herramientas encaminadas a mejorar las relaciones interpersonales con tu jefe, sin esperar a que sea tu mejor amigo, de tal manera que el desarrollo de tu carrera profesional sea satisfactorio y enriquecedor.

Fuente: Marisol Caldas, editora Ideas Plus. Este artículo está distribuído bajo una Licencia Creative Commons